“La fotografía habla de emociones”

151126_2234
Ayer Cristina García Rodero ofreció una conferencia en el Museo San Telmo de San Sebastián. Su visita era “obligada” después de que algunas de sus fotos de la “España Oculta” estuvieran colgadas en las paredes del museo formando parte de la exposición “Tan Lejos, Tan Cerca”.
Durante su conferencia hizo un repaso a sus inicios en el mundo de la fotografía, de sus reportajes más importantes y también de todos aquellos aspectos que han marcado la forma de entender y desarrollar su trabajo.
Proveniente de las Bellas Artes, aun estudiando la carrera vio que la fotografía le ofrecía la posibilidad de escapar al vértigo del lienzo en blanco, “la fotografía me permitía estar en contacto con la gente y cuando estás con la cámara rodeada de gente es más fácil que aparezca la inspiración necesaria”.
Así se interesó por la fotografía y recibió una beca “que fue un motor, porque no se si sería ahora fotógrafa de no ser por el empujón que supuso esa ayuda” y decidió que la fiesta sería el leit motiv de su trabajo. Pensó dedicar esta beca y cinco años a realizar un trabajo sobre las fiestas en España. La “España Oculta” acabó costándole quince años de su vida “y no más porque el editor del libro le convenció de acabar ya y publicar el libro”

Reconoce que al principio era una ignorante de lo que es el reportaje, ya que apenas había referencias del panorama fotográfico internacional. Pero con la muerte de Diane Arbus en 1971, se publicaron algunos de sus trabajos en España. “Diane Arbus me marco desde el principio”. De ella aprendió lo que es capaz de decir una cámara cuando está utilizada con inteligencia, cuando esta utilizada con corazón. “La fotografía habla de emociones”, aseguró.
Después vendrían otros como William Klein, Cartier Bresson, Avedon…

También tuvo palabras de admiración y respeto para otros compañeros fotógrafos de aquellos años que abandonaron la fotografía por la falta de interés general por lo que hacían. Y es que en aquellos años “la fotografía documental no interesaba a nadie, España tenía un complejo de inferioridad terrible”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *