Blanco y negro o color?

Blanco y negro o color…si, es un dilema. Sin duda alguna probar ambas versiones puede ser la solución más directa, pero en este post trataré de explicar algunas ideas que os permitirá tomar la decisión sin necesidad de andar editando cada una de las fotos para ver el resultado.
En primer lugar, porque dejar las fotos en monocromo si la realidad es cromática?
Para mi hay una razón esencial que justifica este tipo de edición y es cuando los colores de una fotografía no aportan nada al contenido de la misma. Para ello deberíamos preguntarnos: es esencial el color en la imagen, aporta contenido a la misma, contribuye a entender la composición…son muchas las ocasiones en las que la respuesta es no.
Otra razón de peso, quizá más artística, tiene que ver con la propia Historia de la Fotografia: buena parte de las obras maestras fueron realizadas en una época en la que el blanco y negro predominaba, los diarios solo publicaban en blanco y negro y también el revelado resultaba más accesible. Por todo ello, durante muchos años los fotógrafos disparaban sus carretes de blanco y negro…no había otra opcion, pero sus imagenes forman parte de la Historia de la Fotografía y continúan vivas en nuestra retina:de ahi a esa nostalgia por el monocromo no hay más que un paso.
Además el hecho de transformar la realidad vital y colorista en una imagen a escala de grises nos ayuda a distanciarnos de esa realidad para conformar una propia. Estamos creando, no es eso?
Aqui subyace uno de las razones esenciales de la fotografia en blanco y negro: nos permite crear un mundo propio, entendido por cualquier observador, sin que nuestras imágenes resulten artificiales.
Por otro lado, el hecho de que la fotografia en blanco y negro fuera parte del pasado reciente de la fotografía hace que las imágenes aun siendo actuales, pierdan en gran medida el contenido temporal, quedando ancladas en una época incierta.
Ahora que tenemos claro que las fotografias monocromáticas pueden contribuir a mejorar los resultados de nuestro trabajo, pasamos a determinar los diferentes aspectos que nos ayudaran a tomar la decisión adecuada:

Aqui el blanco y negro contribuye a centrarnos en la idea y la escultura parece en mejor estado

Aqui el blanco y negro contribuye a centrarnos en la idea y la escultura parece en mejor estado

La importancia o no del color

Tal y como indicábamos más arriba, lo primero que debemos considerar es el papel que el cromatismo juega en nuestra fotografia. Son muchos los casos en los que importantes áreas de la imagen están “pintadas” por un mismo color y de esa manera, éste contribuye a organizar la fotografia. En otros casos puede ser que la aparición de pocos colores, pero muy intensos permitan una rápida lectura de la fotografia.
Pero en gran parte de las fotografías, prescindir del color no va a resultar problemático. En muchísimas fotografias el color no solo no aporta nada sino que su vulgaridad hacen que la imagen resulte poco atractiva.
Por norma general, al pasar las fotos a escala de grises la lectura de las imágenes resulta más fácil y rápida concentrándonos más en el contenido, sin distracciones superfluas, y eso ayuda a centrarnos en la idea que trasmiten.

En este caso sin duda es un error emplear el blanco y negro

En este caso sin duda es un error emplear el blanco y negro

Blanco y negro, la edición

Una vez que tenemos claro qué fotografía pasar a blanco y negro, toca editarla. Photoshop permite lleva a cabo esta tarea de forma satisfactoria. Aunque todos los programas permite pasar las fotos a blanco y negro simplemente poniéndolas en modo “escala de grises” lo ideal es emplear en Photoshop la herramienta de blanco y negro (Imagen->Ajustes->Blanco y negro). Con esta herramienta podemos tratar cada color básico de forma independiente hasta que el resultado nos agraden.

Pero además existen un buen número de plugins especialmente concebidos para este menester. A mi personalmente me gusta el que incluye ON1 en el pack de su suite Perfect Photo Suite. Se trata de un pack completo de plugins para editar tus fotos. Absolutamente recomendable.

Nos centraremos en el plugin de blanco y negro. Lo primero que se agradece de esta herramienta es que se integra perfectamente con otros programas como Photoshop o Lightroom. Para ello al instalar el programa le decimos que queremos integrarlo en Photoshop, y luego cuando abrimos PS veremos que podemos acceder a todas las herramientas de ON1 sin salir de PS. Aunque en principio pueda resultar poco trascendente, en mi opinión lo es y mucho.

Ten en cuenta que la integración en photoshop es primordial si queremos crear acciones…todos los plugins de ON1 están integrados y en consecuencia tratamos una sola fotografía con el plugin, grabamos los pasos en una acción de photoshop y a partir de ese momento podemos realizar cuantas fotos queramos de forma automatizada. Con los mismos ajustes, todas con el mismo estilo…mola, no?. Además la foto al procesarse se abre de nuevo en photoshop con toda la edición que hemos hecho…en una nueva capa. De esta manera haciendo simplemente una capa de ajuste en photoshop podremos pintar las zonas en la que no queramos que dichos cambios tengan lugar o controlar el grado de aplicación de nuestras variaciones. A algunos le puede  sonar un poco a chino pero en el video tutorial que os pongo abajo lo veréis con total claridad.

Otra de las características es que cuando realizamos los ajustes de blanco y negro podemos guardarlos y disponer de ellos con vista previa para ver cual sería el resultado. Yo lo hago constantemente y voy guardando los ajustes para usarlos tal cual en el futuro o para comenzar la edición del blanco y negro con unos ajustes predeterminados y realizar “reajustes” posteriores sobre la base de la configuración guardada.

Pero veamos el plugin. Lo primero que se agradece es que por defecto trae guardados un buen número de ajustes preestablecidos, los famosos “Presets”, que pueden servirnos tal cual o como guia para “rehacerlos” a nuestro antojo. Diferentes grados de contraste, de grano, de tono más o menos cálido…Incorpora además un simulador de las antiguas películas de rollo en blanco y negro: 32 Kodak Panatomic X, 50 Ilford PAN F, 100 Fuji Acros, 100 Ilford Delta, 100 Kodak T-MAX, 125 Ilford FP4, 200 Ilford SFX, 400 Fuji Neopan, 400 Ilford Delta, 400 Ilford HP5, 400 Ilford XP2 Super, 400 Kodak BW400CN, 400 Kodak T-MAX, 400 Tri-X, 3200 Ilford Delta, 3200 Kodak T-Max. Todas ellas con su peculiar contraste, tonalidad y un ajuste perfecto del grano, tan característico en algunas de ellas.

También tiene presets relacionados con el acabado en duotono (blanco y negro con mascara de color), con los filtros amarillo, naranja y rojo, en diferentes grados de intensidad, que tanto se empleaban en la fotografía en blanco y negro tradicional para lograr contraste en los cielos y oscurecer o aclarar determinados tonos en relacion a otros. Y otros muchos basados en el acabado de las peliculas de cine.

Pero lo que más sorprende de este plugin es la cantidad de parámetros que nos ofrece para el tratamiento de la imagen en blanco y negro.

En el tono podemos variar la luminosidad, contraste, las altas luces, las sombras, los negros y los blancos…suficiente? para ellos no, también dispone de un regulador de detalle que permite “extraer contraste” a cada zona.

Como ocurre con la herramienta de Photoshop, desde ON1 podemos trabajar nuestra imagen color por color (rojo, amarillo, verde, cyan, azul y magenta. Las curvas. Crear halos de luz en torno a las altas luces, generar grano partiendo como hemos visto de las antiguas películas de blanco y negro o creando uno propio. Simuladores de acabado final de papel: selenio, sepia, cyanotipo, etc que tiene que ver con esos tonos de color (más  o menos calido)  que el papel aportaba a la foto.

Tiene la posibilidad de incorporar viñeteado a nuestras imágenes, con un buen numero de opciones: claro/oscuro, tamaño de la elipse, como queremos que sea la transición (más o menos intensa) de nuestro viñeteado, si la queremos eliptica o circular.

Podemos poner margen a nuestra fotografía con una buena cantidad de presets pero además con varias opciones para regular color, opacidad, tamaño, de qué manera se integra en la imagen…

Finalmente desde este maravillosos plugin podemos aplicar máscara de enfoque y reducción de ruido (logicamaete no recomendable si hemos aplicado grano de blanco y negro a nuestra foto.

Una vez realizados todos los ajustes de blanco y negro, con un clic la foto se abre de nuevo en Photoshop. Vereis que todos los ajuste que hemos realizado en ON1 se encuentran en una nueva capa. Fantástico, porque esto nos da la opción de variar la intensidad y las zonas a las que aplicar estos ajustes…

Yo con mucha frecuencia incluyo doble capa de ajuste en blanco y negro para asi poder “tratar” diferentes zonas de la imagen por separado.

Además del plugin de blanco y negro tiene la mejor herramienta para dar mayor resolución a nuestras fotos. La capacidad de interpolación es de aproximadamente un 10000% y sus algoritmos están basados en el elogiado “Genuine Fractals” de antaño. Otra de las herramientas que incluye es básica para fotografos de boda: el plugin para retratos. Con él podrás solucionar los problemas de la piel, dar viveza a los ojos, corregir el color de la piel etc en cuestión de segundos.

Pero estos los veremos en otra ocasión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *